NUEVO ►

31 octubre 2011

BAGNA CAUDA

La Bagna Cauda es el plato (salsa) típico por excelencia del Piamonte. Símbolo de amistad y hospitalidad.

El origen del nombre de esta rica salsa es incierto, pero lo que está claro es que en la traducción Piamontesa es..... bagna=salsa y cauda=caliente, aunque puede derivar también en el nombre del chef que al parecer la creó en su momento, Monsú Coda. ¿con cuál nos quedamos...? yo desde luego con la primera! :)

Lo que está un poquito más claro son sus orígenes y su historia. Según la tradición, esta salsa se consumía tras la fatiga en la laboriosa labor de la vendimia.

Y ahora os preguntaréis.... ¿como es que esta salsa cuya base es la anchoa, es típica de una región sin mar como es el Piamonte? ¿no? la respuesta es fácil...

El "lujo" de la anchoa en esta región y en esta salsa es porque esta bella zona italiana está en el antiguo "camino de la sal". Camino que empezaba (o terminaba según se mire) en la región italiana de Liguria (con mar), y atravesaba todo el Piamonte llegando hasta los mismísimos Alpes. Por ese camino iban los antiguos vendedores cargados de aceite, sal, y anchoas, procedentes de la región de Liguria, rica en todos esos manjares.

Antes de empezar con la receta he de decir que aunque a simple vista parezca fácil, no lo es. .OjO.
Y lleva anchoas, que será su sabor de fondo predominante, así que si no te gustan las anchoas ni sigas leyendo! :) bueno va! sigue....

INGREDIENTES

7 anchoas (desaladas).
4 dientes de ajo.
Almendra molida.
5 ml de aceite (es poco sí, pero le llega doy fe).
1 cucharada de mantequilla (sin sal).
Pimienta blanca (la negra también vale, pica igual, es pimienta).

PREPARACIÓN

En un mortero echamos los 4 dientes de ajo (sin piel porrrdioss) y cortados en cachitos, los machacamos toscamente, sin que lleguen a quedar trozos demasiado grandes.

En una cazuelita pequeña a fuego medio echamos los 5 ml de aceite de oliva. 
Cuando se empiece a calentar echamos los ajos machacados. Y a continuación las 7 anchoas cortadas en trocitos pequeños (se desintegrarán poco a poco). Las que he utilizado yo eran bajas en sal, pero si no las encontráis así, las podéis desalar bajo el chorro del grifo y apretándolas un poco con los dedos hasta sacarle los restos que puedan contener de sal. Otro método es sumergiéndolas en leche durante un tiempo.

Echamos la cucharada de mantequilla y removemos para que todo se integre. Y para hacerla con la densidad deseada lo conseguiremos añadiendo la almendra molida muy poco a poco hasta obtener el punto!.

Se servirá caliente o templada y como acompañamiento ideal de crudités y colines o pikos, o sea, palitos de pan. Yo la he disfrutado con zanahoria y endivias en crudo.