NUEVO ►

24 octubre 2011

Pesto de Tomate Seco y Avellana.


El pesto proviene de la zona de Liguria en el norte de Italia, y se puede decir que el más conocido es el "Genovese". Para elaborarlo se utilizan hojas de albahaca fresca, piñones, ajo y queso parmesano. Todo ello se machaca en un mortero y se liga con aceite de oliva... pero tranquilo!!, también lo puedes hacer con un robot y te ahorras el trabajo!
Existen numerosas variantes de esta famosa salsa, entre ellas está el pesto "rosso" o Siciliano que está hecho con tomates secos, queso pecorino, y aceite de oliva. 

El que os presento es una versión más o menos personal y es realmente delicioso! Se puede conservar en la nevera durante una semana o más y lo mejor de eso es que no sólo se puede utilizar para la pasta. Sobre una base de pizza es perfecto, en sopas, untado sobre una bruschetta ... y mezclado a partes iguales con queso crema obtienes un "paté" de tomates secos delicioso.

INGREDIENTES

Para preparar los tomates secos en aceite y según una receta Siciliana:
- 400 gr de tomates secos.
- 1 l de agua.
- 200 ml de vinagre de manzana, o como hago yo, vinagre balsámico.
- Ajo, laurel y guindilla.

Para el pesto:
- 250 gr de tomates secos en aceite bien escurridos.
- 1 diente de ajo pelado.
- 50 gr de avellanas, o nueces.
- 50 gr de queso parmesano rallado.
- Entre 100 y 150 ml de aceite de oliva. Yo utilizo el mismo aceite en el que conservo los tomates secos pues tiene un delicioso sabor.

PREPARACIÓN

Tomates secos:
- En una olla llevar a ebullición el agua y el vinagre. Introducir los tomates y mantener así durante unos minutos dependiendo de lo secos que estuviesen los tomates. Generalmente a mi me bastan entre 3 y 5 min. deben quedar blanditos pero enteros.

- Escurrir los tomates y dejar secar sobre un trapo bien extendidos varias horas o incluso un día entero. Deben perder toda la humedad.

- Una vez secos, introducir en un frasco bien limpio y esterilizado con varios dientes de ajo ligeramente chafados, hojas de laurel u otras hierbas ...  y guindillas si queréis que piquen muy ligeramente!. Llenar el frasco con aceite de oliva procurando que los tomates queden bien cubiertos para que no enmohezcan. Cuanto más tiempo pase, más buenos estarán, y el aceite se convertirá en algo delicioso que os recomiendo que utilicéis pues tiene un delicioso sabor a tomate seco. Podéis conservarlo durante varios meses sin problemas.

Pesto:
- En un robot o batidora introducir todos los ingredientes salvo el aceite. Triturar todo el conjunto hasta obtener una pasta espesa. Con el robot en marcha añadir el aceite en hilillo hasta obtener la consistencia que os interese. Como veis en las fotos, a mi me gusta dejarlo espeso. De ese modo luego lo puedo adaptar a muchos usos. Si lo usáis como salsa para pasta bastará diluir el pesto con un poco de agua de cocción. Se conserva durante al menos una semana bien cerrado en un frasco de cristal en el frigorífico.