NUEVO ►

01 julio 2013

Salsa Bearnesa



desde A Coruña... Mis Lutier {A Coruña} Lutier {París}




una ciudad. 
supongo que sonará muy típico pero sin dudarlo la nuestra, A Coruña.

una novela. 
es difícil escoger sólo una. Por ejemplo una que acabo de releer y que me gusta bastante es “La vieja sirena” de José Luis Sampedro. Y “La espuma de los días” de Boris Vian como recomendación de Lutier.

una película. 
siempre me ha encantado “¿Qué fue de Baby Jane?” con Bette Davis y Joan Crawford, qué grandes!! En cambio Lutier se inclina más por películas tipo “In the Mood for Love” de Wong Kar-Way.

una serie. 
confieso que no me perdía ni un capítulo de “Sexo en Nueva York”!, después me enganché a “Dexter“ (soy mujer de contrastes). A Lutier le gusta “Me llamo Earl” {pero yo no puedo con ella, sshhhh…}

una canción. 
imposible! Hay canciones para cada momento! Somos bastante eclécticos. Así que tenemos momentos para Dulce Pontes, Mariza, Joao Bosco o Gal Costa; para Dinah Washington, Ella Fitzgerald, Billie Holiday, Miles Davis, Jonh Coltrane o Nina Simone; días que escuchamos a Edith Piaf, Serge Gainsbourg o Henri Salvador; a Randy Crawford, BB.King, Aretha Franklin, Marvin Gaye, Al Green, Barry White o Donna Summer; momentos para Sting, Sade, Erykah Badu, Simple Red, Annie Lenox; como no James Brown, Stevie Wonder, Sharon Johns, Tina Turner, Janis Joplin; también para Ray Barreto, Ibrahim Ferrer; o Concha Buika y Diego El Cigala,……{podríamos seguir, pero creo que esto dejaría de ser una entrevista exprés….mejor paramos….jajajaja}

un viaje deseado. 
encabezando mi lista tengo pendiente Nueva York. Lutier quiere conocer Berlín, pero yo ya la conozco así que supongo que al final acabaré convenciéndolo.

una virtud. 
dicen que soy muy sensata. De Lutier, admiro su paciencia.

un defecto. 
la cabezonería, cuando me pongo me pongo ;)

un hobby. 
el bricolage. Lutier siempre encuentra una excusa para arreglar o reformar algo.

un deporte.
si es para practicar Lutier siempre que puede se lanza al running. En la tele, tenis, tenis, tenis. Yo soy más de que me obliguen a ir al gimnasio. Pero lo hago.

un vicio. 
la comida. ¡Nos encanta probarlo todo! tu mayor miedo. Supongo que como a todo el mundo, que les pase algo malo a mi familia o a la gente que quiero.

¿por qué sufres? 
por muchas cosas de las que veo a diario en los informativos. Me duelen y me enfadan seriamente.

¿qué te hace sonreír? 
las comilonas con la familia, las copitas con los amigos, sofá y peli con mi chico, un viaje,…

¿qué te llevarías a una isla desierta? 
a Lutier!! Conociéndolo me monta una cabañita en un abrir y cerrar de ojos... jajajaja

¿cantas en la ducha? 
síiiiiiii.

una frase. 
yo siempre digo, “Music change the actitude, actitude can change the world”. Y Lutier “Bon appétit !”

un libro de cocina. 
por ejemplo “Las comidas en 30 minutos de Jamie






una receta de tu blog. 
por haber sido mi primer experimento culinario, por estar siempre buenísimo y nunca fallarme, la sencilla receta del Bizcocho de Limón.

tu plato preferido. 
la tortilla de patata de mi madre. No hay quien la supere. No, no. Lutier, como buen francés, el Boeuf Bourguignon también de su madre.

tu salsa preferida. 
me pierde cualquier buena salsa casera de tomate. A Lutier le chifla la salsa a la pimienta.

tu ingrediente fetiche. 
la pimienta.

¿carne o pescado? 
Lutier, la carne. Yo soy más de pescado.

¿dulce o salado? 
dulce… no, salado… no, ambas cosas… ¿de verdad tenemos que elegir?

un restaurante. 
por lo acogedor y su fantástica cocina, A Estación, en Cambre, A Coruña. Lutier en cambio se quedó fascinado con el Restaurante Kais la última vez que estuvimos en Lisboa.

un chef. 
Berasategui.

un blog nacional. 
No Más Tuppers de Mamá, especialmente por la innovación en su concepto de blog gastronómico.

un blog extranjero. 
por ejemplo, el de Helena Ljunggren. Combina buena fotografía y recetas.

un blogger.
no podemos mencionar sólo uno. Hay muchos a los que tenemos especial cariño, que nos animan con sus comentarios, incluso algunos desde nuestros inicios. Estamos muy agradecidos a todos ellos.

una foto. 
eso es como preguntar a qué hija quieres más. A todas!.


Salsa Bearnesa

Cuando conocí a Lutier no sólo irrumpió en mi vida con su cámara, capturando cada uno de nuestros instantes en imágenes maravillosas... Mi casa se llenó además de aromas y sabores de su París natal... de quiches, de raclettes, de guisos, de crêpes, de especias provenzales... y de salsas tan buenas como ésta, la Salsa Bearnesa {o Sauce Béarnaise como él la llama}... y que ahora conviven con mi adorada gastronomía gallega…..



Ingredientes
4 yemas de huevo.
250 gr. de mantequilla.
4 cl. de vinagre de vino blanco.
4 cl. de vino blanco.
2 chalotas.
Estragón.
½ cucharita de granos de pimienta.
Sal.



Preparación

1.- Primero clarificamos la mantequilla {es decir, vamos a separar los sólidos y el agua de la grasa láctea}. Derretimos la mantequilla a intervalos de 30 segundos en el microondas. Cuando esté totalmente derretida se deja reposar, el agua se va evaporando y los sólidos se van al fondo. Pasamos el líquido con cuidado a otro recipiente y nos deshacemos de los sólidos.

2.- Picamos bien unas hojas de estragón y cortamos las chalotas en trozos grandes.

3.- En una cazuela echamos las chalotas, dos cucharaditas de estragón picado {si utilizáis estragón seco con una será suficiente}, el vino blanco, el vinagre, la pimienta en grano y una pizca de sal. Calentamos a fuego medio hasta que el líquido se reduzca unas ¾ partes. Dejar reposar.

4.- Una vez casi fría pasamos la mezcla a otro cazo {fuera del fuego}, colándola previamente con la ayuda de un chino. Añadimos las yemas de huevo, batiendo manualmente rápidamente con movimientos en forma de 8.

5.- Volvemos a calentar a fuego lento, controlando la coagulación y sin dejar de remover. Veréis como en unos minutos habrá espesado y tendrá una textura cremosa.

6.- Retirar del fuego e incorporar inmediatamente la mantequilla clarificada en forma de hilo, mezclando bien. Decorar con un poquito de estragón.

Ya tenéis lista vuestra salsa. Estupenda para acompañar tanto carnes como pescados.