NUEVO ►

23 septiembre 2013

Salsa arrabbiata


Érase una vez una salsa ligada a un plato de pasta... esa puede ser la arrabbiata!
... o como se dice en Italia... sugo all`arrabbiata.

En el caso de las salsas italianas que acompañan a la pasta, la denominación de la salsa se suele confundir con el nombre del plato.

Para los amantes de la pasta y del picante, aquí tenéis vuestra salsa ideal. Y que no os asuste el nombre, porque la receta no es más que una deliciosa salsa de tomate picante, muy picante... de ahí su nombre.
La pasta tradicional para acompañar esta salsa, es el penne rigate o macarrón, pero yo esta vez he utilizado unos fussilloni, aunque estará deliciosa igualmente con cualquier otro tipo de pasta.

Lo suyo es, una vez cocinada la salsa, en la misma sartén o cazo, echar la pasta recién cocida encima y revolverla con la salsa, dejando que se caliente todo el conjunto durante un rato.

Emplatamos la pasta, espolvoreamos con un poco de perejil fresco picado, y un poco de pecorino, o en su defecto con un buen queso de oveja recién rallado.

Los ingredientes que indico a continuación son para dos raciones. {85 gr de pasta x ración}
Que no os engañe la poca cantidad de salsa que queda al finalizar la cocción. Lo verdadero de esta salsa no es comérsela a cucharadas, sino que al echarle la pasta encima y revolverla, se vaya impregnando de la salsa y de todos sus jugos. Os aseguro que morderéis una pasta realmente deliciosa, y sobre todo, rabiosa.

Ingredientes
250 gramos de tomate. {yo he utilizado tomate entero pelado en conserva}
2 dientes de ajo.
4 ó 5 cayenas. {o cualquier otro tipo de pimiento picante o chile}
Una cucharada de perejil fresco picado.
Sal.
4 ó 5 cucharadas de aceite de oliva.


Preparación
En una sartén con el aceite, echamos los ajos picados finamente. También echamos las cayenas, que en mi caso he utilizado cinco, tres enteras, y dos picaditas. {queremos que pique ¿no...?}

Dejamos que se doren ligeramente y a continuación echamos los tomates finamente picados.

Salamos al gusto.

Lo cocinamos a fuego medio durante unos 15-20 minutos, y ya al final, incorporamos el perejil fresco picado.
Removemos y ya tenemos la salsa lista!

Y ya solo nos queda echar la pasta cocida y escurrida encima de la salsa, y removerlo todo con salero!