NUEVO ►

30 septiembre 2013

Carbonara con nata {la falsa}


En el caso de las salsas italianas que acompañan a la pasta, la denominación de la salsa se suele confundir con el nombre del plato.


Como la carbonara clásica {con huevo} ya está publicada, hoy veremos nuestra carbonara más conocida por todos, al menos en España, hecha con nata, cebolla y bacon, una delicia...
Desde luego que la original o clásica no es, pero buena está un rato largo.

Servida sobre nuestra pasta preferida, hará las delicias de grandes y pequeños.


Ingredientes {para 2 raciones de pasta - 80 gr de pasta x ración}
1 cebolla pequeña. {60 gramos}
60 gramos de bacon en tiras.
Pimienta negra molida. {al gusto}
Una cucharada {o dos} de aceite de oliva.
200 ml de nata líquida. {15-18 % m.g.}
Nuez moscada. {al gusto}


Preparación
En una sartén con la cucharada de aceite, sofreímos la cebolla picada en cubitos pequeños.
Ponemos el toque de pimienta al gusto, y justo antes de echar el bacon, subimos el fuego para dorar un poco la cebolla.

Añadimos el bacon, y lo dejamos hacer durante unos 2 minutos a fuego alto, removiendo de vez en cuando.
Sacamos el exceso de aceite que nos haya quedado en la sartén, e incorporamos la nata.
Una vez que empiece a hervir, bajamos un poco el fuego, añadimos la nuez moscada, y dejamos cocinar a fuego medio-alto, removiendo de vez en cuando, durante 5-7 minutos, o hasta que veamos que la salsa haya "engordado".

Ya tenemos nuestra carbonara con nata lista para mezclar con nuestra pasta favorita.




23 septiembre 2013

Salsa arrabbiata


Érase una vez una salsa ligada a un plato de pasta... esa puede ser la arrabbiata!
... o como se dice en Italia... sugo all`arrabbiata.

En el caso de las salsas italianas que acompañan a la pasta, la denominación de la salsa se suele confundir con el nombre del plato.

Para los amantes de la pasta y del picante, aquí tenéis vuestra salsa ideal. Y que no os asuste el nombre, porque la receta no es más que una deliciosa salsa de tomate picante, muy picante... de ahí su nombre.
La pasta tradicional para acompañar esta salsa, es el penne rigate o macarrón, pero yo esta vez he utilizado unos fussilloni, aunque estará deliciosa igualmente con cualquier otro tipo de pasta.

Lo suyo es, una vez cocinada la salsa, en la misma sartén o cazo, echar la pasta recién cocida encima y revolverla con la salsa, dejando que se caliente todo el conjunto durante un rato.

Emplatamos la pasta, espolvoreamos con un poco de perejil fresco picado, y un poco de pecorino, o en su defecto con un buen queso de oveja recién rallado.

Los ingredientes que indico a continuación son para dos raciones. {85 gr de pasta x ración}
Que no os engañe la poca cantidad de salsa que queda al finalizar la cocción. Lo verdadero de esta salsa no es comérsela a cucharadas, sino que al echarle la pasta encima y revolverla, se vaya impregnando de la salsa y de todos sus jugos. Os aseguro que morderéis una pasta realmente deliciosa, y sobre todo, rabiosa.

Ingredientes
250 gramos de tomate. {yo he utilizado tomate entero pelado en conserva}
2 dientes de ajo.
4 ó 5 cayenas. {o cualquier otro tipo de pimiento picante o chile}
Una cucharada de perejil fresco picado.
Sal.
4 ó 5 cucharadas de aceite de oliva.


Preparación
En una sartén con el aceite, echamos los ajos picados finamente. También echamos las cayenas, que en mi caso he utilizado cinco, tres enteras, y dos picaditas. {queremos que pique ¿no...?}

Dejamos que se doren ligeramente y a continuación echamos los tomates finamente picados.

Salamos al gusto.

Lo cocinamos a fuego medio durante unos 15-20 minutos, y ya al final, incorporamos el perejil fresco picado.
Removemos y ya tenemos la salsa lista!

Y ya solo nos queda echar la pasta cocida y escurrida encima de la salsa, y removerlo todo con salero!



16 septiembre 2013

Aceite de ceniza


Algo que faltaba por estrenar en "las salsas de la vida", son los aceites aromatizados.
Ideales al igual que las salsas para aportar un toque diferente en nuestros platos.

Para hacer este tipo de aceites es mejor utilizar un aceite de oliva {sin ser virgen extra} de buena calidad. El virgen extra ya de por sí es muy fuerte, y lo que nos interesa es que los sabores de lo que metamos dentro, se noten. Así que utilizaremos un aceite de oliva suave de buena calidad.

Y para empezar, me he decidido por este picante y original aceite de ceniza de Bruno Oteiza.

Ya veréis mientras se hornea el puerro y las cayenas como se respira picante que se nota hasta en la garganta! toda una experiencia.

Ideal para "regar" ligeramente cualquier tipo de carne o pescado hechos a la plancha, o como yo en este caso sobre unas tostadas de pan recién pasadas por la parrilla.

Ingredientes 
5-6 hojas de puerro.
5 cayenas.
3 dientes de ajo.
Aceite de oliva suave.

{las cantidades son aproximadas para utilizar con unos 220 ml de aceite}


Preparación
Primero doraremos ligeramente en una cazuelita los dientes de ajo pelados y enteros. Cuando empiecen a tomar color, apartamos la cazuela del fuego, y los dejamos unos minutos dorándose.
El aceite de cocinar los ajos, no lo utilizaremos para rellenar la botella.

En la bandeja del horno ponemos las hojas de puerro lavadas y secas.
Encima de una de ellas ponemos las cayenas. {al gusto, cuantas más... más picará}

Precalentamos el horno a máxima temperatura solamente con el gratinador, y ponemos la bandeja con las hojas de puerro y las cayenas en la posición más alta del horno.
Dejamos que se horneen durante unos diez minutos aproximadamente, o hasta que veamos que se han quemado por completo las hojas de puerro.

Ponemos las hojas de puerro y las cayenas {quemadas} en un mortero y las machacamos hasta hacerlas ceniza.

En una botella, ponemos los dientes de ajo, echamos las cenizas, y rellenamos con aceite de oliva.
Agitamos bien, y lo dejamos reposar al menos durante 20 días antes de consumirlo, dándole un meneíto de vez en cuando. Al final, al estar en reposo, la ceniza se irá acumulando en el fondo de la botella.

Pasado este tiempo, colamos el aceite y lo pasamos a otra botella.
Nos quedará un aceite aromatizado y ligeramente manchado por la ceniza.

Probadlo, os aseguro que es una auténtica delicatessen!


09 septiembre 2013

Salsa de tomate


No hay nada como una buena salsita de tomate casera.
Y aprovechando la buena cosecha de tomates, hoy podéis ver aquí, la que se suele hacer en mi casa. Sencilla y rica. No hay más...

Ingredientes {para unos 500 ml}
1 kilo y medio de tomates.
1/2 cebolla.
80 ml de aceite de oliva.
1 cucharadita de orégano.
1 cucharadita de sal gruesa.


Preparación
Pelamos los tomates y los troceamos.
En una sartén a fuego medio calentamos el aceite y echamos la cebolla picada {no importa picarla mucho, luego pasaremos todo por el pasapuré}
Dejamos que se cocine la cebolla durante un par de minutos y añadimos el tomate troceado.
Añadimos la sal y el orégano.
Lo dejamos cocinar a fuego medio, removiendo de vez en cuando, durante 35-40 minutos.
Lo introducimos todo en un pasapuré, y una vez colado y triturado, lo volvemos a poner en la sartén a fuego medio durante unos 10 minutos más.
Probamos, y si es necesario añadimos un poquito de azúcar. {todo dependerá del grado de maduración del tomate, y del tipo de tomate elegido}



 

02 septiembre 2013

Salsa aromática en frío de avellanas cordobesas y piquillos


desde Priego de Córdoba {Córdoba}... Isabel Aguilera