NUEVO ►

24 febrero 2014

Haydari


Aprovechando que "las salsas" están de concurso, he querido hacer una salsa de yogur que viene de un país que quiero mucho, Turquía, así tal vez, si queda algún rezagado, ¡se anime a "jugar" con nosotros!.

El haydari es un "mezze" muy popular en Turquía. Se prepara a base de yogur colado (süzme*) muy similar al ahora tan popular "labne". Lo podéis acompañar con pan plano como entrante, o servir con pescados y carnes a la brasa.

*El süzme es la base una gran variedad de "mezzes" en Turquia y es perfecto para añadir en sopas, postres y platos de arroz.

Fuente "Turquoise" de Greg&Lucy Malouf


Ingredientes
 - 1/2 kilo de yogur Griego natural. {sin azúcar}
Yo hago el doble de cantidad, 1 kg, para de ese modo hacer el Haydari con una parte y la otra reservarla para otra preparación.
- 2 dientes de ajo pelados y picados.
- 1 cucharadita de sal.
- 1 cucharada colmada de eneldo seco.
- 1 ó 2 cucharaditas de chile seco en copos.
- Pimentón dulce y aceite de oliva para servir.


Preparación
- Dos días antes preparamos el queso (süzme). Disponer un colador de rejilla sobre un cuenco grande u otro recipiente que pueda contener el suero que el yogur va a soltar, sin que entre en contacto con este. Forrar el colador con una gasa o muselina grande y verter el yogur sobre esta. Hacer un hatillo bien apretado anudando las puntas de la muselina e introducir en el frigorífico durante un mínimo de 24 horas. En mi caso lo dejé escurrir casi dos días, de ese modo queda una textura más firme y compacta.

- Si hacéis un kilo de queso, dividir en dos partes y reservar una de ellas en el frigorífico para otras preparaciones. En un mortero, machacar el ajo con la sal hasta formar una pasta.

- Disponer en un bol el queso junto con la pasta de sal y ajo, el eneldo y el chile. Mezclar para integrar todos los ingredientes.

- Servir con el pimentón espolvoreado por encima y un chorro de aceite de oliva.




Si quieres recibir todas las salsas en tu correo, suscríbete escribiendo tu email en el recuadro.





Las salsas de la vida