NUEVO ►

27 febrero 2014

Vinagreta de cítricos



Nada más versátil que una vinagreta para aportar frescor y ligereza a una ensalada. En esta época que los árboles cítricos nos inundan de deliciosas y jugosas naranjas, mandarinas y limones, os recomendamos probar esta deliciosa vinagreta.

Podéis jugar con los sabores, variar las proporciones en función de vuestros gustos personales. Esta vinagreta es deliciosa sobre ensaladas de lechugas variadas a las que podéis añadir pollo o marisco.

Fuente "1000 salsas dulces y saladas" de Gilles Dubois.


Ingredientes
- El zumo de una naranja bien dulce, o de tres mandarinas.
- El zumo de un limón.
- 1 cucharada de mostaza de Dijon.
- 100 ml de aceite de cacahuete*.
- 1 cebolleta pequeña cortada en finas rodajas.
- Sal y pimienta recién molida.

* El aceite de cacahuete lo podréis encontrar en tiendas de alimentación asiática.




Preparación

- Introducir en un bol los zumos junto con la mostaza. Batir con un batidor de varillas hasta que la mezcla resulte bien uniforme.

- Incorporar poco a poco el aceite a la vez que seguimos batiendo hasta obtener una mezcla cremosa. Salpimentar e incorporar la cebolleta.

Esta sería la forma más ortodoxa de hacer la vinagreta, aunque yo os confieso que casi siempre sigo el procedimiento del frasco de cristal, es decir, introduzco todos los ingredientes en este, cierro y agito con muchas ganas hasta que la mezcla se espesa ligeramente y queda cremosa.





Si quieres recibir todas las salsas en tu correo, suscríbete escribiendo tu email en el recuadro.





Las salsas de la vida

24 febrero 2014

Haydari


Aprovechando que "las salsas" están de concurso, he querido hacer una salsa de yogur que viene de un país que quiero mucho, Turquía, así tal vez, si queda algún rezagado, ¡se anime a "jugar" con nosotros!.

El haydari es un "mezze" muy popular en Turquía. Se prepara a base de yogur colado (süzme*) muy similar al ahora tan popular "labne". Lo podéis acompañar con pan plano como entrante, o servir con pescados y carnes a la brasa.

*El süzme es la base una gran variedad de "mezzes" en Turquia y es perfecto para añadir en sopas, postres y platos de arroz.

Fuente "Turquoise" de Greg&Lucy Malouf


Ingredientes
 - 1/2 kilo de yogur Griego natural. {sin azúcar}
Yo hago el doble de cantidad, 1 kg, para de ese modo hacer el Haydari con una parte y la otra reservarla para otra preparación.
- 2 dientes de ajo pelados y picados.
- 1 cucharadita de sal.
- 1 cucharada colmada de eneldo seco.
- 1 ó 2 cucharaditas de chile seco en copos.
- Pimentón dulce y aceite de oliva para servir.


Preparación
- Dos días antes preparamos el queso (süzme). Disponer un colador de rejilla sobre un cuenco grande u otro recipiente que pueda contener el suero que el yogur va a soltar, sin que entre en contacto con este. Forrar el colador con una gasa o muselina grande y verter el yogur sobre esta. Hacer un hatillo bien apretado anudando las puntas de la muselina e introducir en el frigorífico durante un mínimo de 24 horas. En mi caso lo dejé escurrir casi dos días, de ese modo queda una textura más firme y compacta.

- Si hacéis un kilo de queso, dividir en dos partes y reservar una de ellas en el frigorífico para otras preparaciones. En un mortero, machacar el ajo con la sal hasta formar una pasta.

- Disponer en un bol el queso junto con la pasta de sal y ajo, el eneldo y el chile. Mezclar para integrar todos los ingredientes.

- Servir con el pimentón espolvoreado por encima y un chorro de aceite de oliva.




Si quieres recibir todas las salsas en tu correo, suscríbete escribiendo tu email en el recuadro.





Las salsas de la vida

20 febrero 2014

Meshwiya


La Meshwiya es una salsa o relish de tomate que proviene de países del Norte de África, habiendo pequeñas diferencias con los ingredientes dependiendo del país donde nos encontremos.

Perfecta para acompañar una pieza de cordero asada con especias o unas chuletas de cordero a la parrilla o fritas. O... simplemente sobre una baguette abierta por la mitad y bien pasada por la plancha, es una auténtica delicia, que estaréis deseando volver a repetir una vez que la probéis por primera vez.

Esto de ser salsero hace a uno descubrir salsas de vez en cuando que son para enmarcar, y esta sin duda, es una de ellas.

Ingredientes
3 tomates pera maduros.
1 pimiento rojo asado. {en conserva los hay muy buenos}
1 cucharadita pequeña de pasta de harissa. {al gusto}
2 dientes de ajo prensados.
1 cucharadita pequeeeña de comino.
2 cucharadas de aceite de oliva.
El zumo de medio limón.
2 cucharadas de perejil fresco picado.
Sal y pimienta negra. {al gusto}

Nota: si no encontráis la pasta de harissa, que es lo que le aporta el picante a esta salsa, podréis sustituirla por guindillas frescas o cayenas, y echarlas a la sartén al principio de todo. Luego tendremos que quitarlas de la salsa.
Ser prudentes con el comino, es un sabor muy potente y no queremos que la salsa sepa solamente a comino. Echar poco a poco, e ir mezclando y probando hasta que aparezca el sabor del comino. Yo eché una cucharadita de las de té, poco más...


Elaboración


Pelamos los tomates y le quitamos las pepitas, que quede solo la carne.
Picamos los tomates y el pimiento asado en trozos pequeños y los ponemos en un colador para que suelten todo el líquido.

Los ponemos en una sartén sin aceite a fuego medio-alto y los cocinamos por espacio de unos 4-5 minutos.
Añadimos la pasta de harissa, mezclamos y cocinamos durante un minuto más.

Pasamos el contenido de la sartén a un bol, desechando el líquido que se haya generado en la sartén.
Añadimos el resto de ingredientes, salpimentando a nuestro gusto.

Mezclamos bien todo con una cuchara, y dejamos reposar al menos una hora para que se mezclen bien los sabores. Que los ingredientes sólidos queden bien empapados en el líquido.

Servimos a temperatura ambiente.



Fuente: Salsas de todo el mundo. Paul Gayler










Si quieres recibir todas las salsas en tu correo, suscríbete escribiendo tu email en el recuadro.





Las salsas de la vida

17 febrero 2014

Salsa de manzana y curry

Cuando la amiga Rosilete -primera salsera invitada- me habló de esta salsita, me pareció que no podía faltar en el recetario salsero!

Muchísimas gracias por esta deliciosa salsa, Rosilet!

Quizás se parezca a esa que ponen en McX para acompañar a los nuggets...? *_^

Salsa de manzana y curry

dulce y picante a la vez, esta salsa gustará a los amantes de las especias. es ideal como dip para nuggets, aros de cebolla, calamares a la romana o patatas fritas. también puede acompañar unas verduras a la plancha, o bien como ingrediente para un guiso de pollo, cerdo o verduras.


los ingredientes {para aproximadamente 300 gramos de salsa}
200 gramos de compota de manzanas.
100 mililitros de agua.
1 cucharadita - tsp {3 gramos} de fécula de maíz. {maicena}
15 gramos de pasta concentrada de tomates.
20 gramos de mostaza.
60 gramos de azúcar.
1/2 cucharadita - tsp {3 gramos} de sal.
2 cucharaditas - tsp {6 gramos} de curry en polvo.
2 cucharaditas - tsp {6 gramos} de cúrcuma.
1 cucharadita - tsp {3 gramos} de chile en polvo. (o pimentón picante)
1/2 cucharadita - tsp de canela en polvo.
1/2 cucharadita - tsp de jengibre en polvo.
2 cucharaditas - tsp {10ml} de aceite de girasol.
1 cucharadita - tsp {5ml} de vinagre de manzana o de vino blanco.




la preparación 

mezclamos todos los ingredientes, excepto el aceite y el vinagre, y pasamos por un colador muy fino. si la compota no es muy fina, podemos triturar la mezcla antes de pasarla por el colador. descartamos lo que quede en el tamiz.

utilizando una cazuela de fondo grueso, llevamos la mezcla a fuego fuerte removiendo constantemente. cuando llegue al punto de ebullición seguimos removiendo durante dos minutos hasta que espese un poco. retiramos del fuego e incorporamos el vinagre y el aceite, mezclando hasta integrar bien.

dejamos enfriar y llevamos a la nevera donde la tendremos al menos un par de horas antes de consumir. estará mejor si la preparamos el día anterior. se conserva una semana, en un bote de cristal bien tapado, en la nevera.





Si quieres recibir todas las salsas en tu correo, suscríbete escribiendo tu email en el recuadro.





Las salsas de la vida

13 febrero 2014

Lemon curd {fácil, cremoso, y con solo 3 ingredientes}


El lemon curd, {crema de limón o limón cuajado} a finales del siglo XIX, principios del XX, era tradicional en Inglaterra servirlo con pan o scones para acompañar al té como alternativa de la mermelada, además como relleno para tartas, pasteles pequeños y tartaletas.

Dependiendo de su posterior utilización podremos hacerlo más o menos denso, tipo untable, tipo crema, tipo natilla, etc...

Aquí tenéis nuestra primera preparación de esta deliciosa crema, la forma más sencilla de hacer un buen y ligero lemon curd. Y con ausencia de mantequilla, ingrediente casi indispensable en la inmensa mayoría de preparaciones de este dulce que podréis encontrar por la blogosfera.

Tres ingredientes al bol, Baño María y varillas. Sí sí! ya está!


Ingredientes
3 huevos. {tamaño L}
85 ml de jugo de limón fresco. {colado}
120 gr de azúcar.

Preparación
Disponemos en un bol los 3 ingredientes de la receta.
Lo pondremos al baño María una vez que tengamos el agua bien caliente, unos segundos antes de que empiece a hervir, bajamos a fuego medio, y batimos sin cesar con varillas eléctricas a una velocidad baja y constante, entre unos 10 y 15 minutos aproximadamente, o hasta que veamos que ha espesado un poco y se ponga cremoso.
Hay que tener en cuenta que una vez que enfríe, espesará un poco más.
Lo trasladamos a otro recipiente, dejamos enfriar a temperatura ambiente, y al frigorífico al menos un par de horas.
Si lo envasamos adecuadamente lo podremos tener en la nevera durante una semana aproximadamente.

Esta preparación, al no llevar mantequilla, queda con una textura como de natillas, ideal para acompañar algún dulce bizcocho, frutas, etc... En otra ocasión lo haremos de la forma más tradicional, más consistente, con mantequilla y unos cuantos ingredientes más.

Fuentes: Sara`s Kitchen | Wikipedia






Si quieres recibir todas las salsas en tu correo, suscríbete escribiendo tu email en el recuadro.





Las salsas de la vida

10 febrero 2014

Salsa Cousbareia


Hoy en Las Salsas de la Vida, una salsa que viene desde Egipto.
Aunque la Cousbareia se ​​utiliza ampliamente en países del norte de África, es especialmente en Egipto, donde su preparación en el hogar está más extendida, y se realiza principalmente para acompañar el pescado frito, aunque es deliciosa igualmente con carnes.

Esta salsa se ​​puede almacenar en el refrigerador durante varios días dentro de un envase bien cerrado.

Animaros con ella y no os arrepentiréis!

Usos: Carnes | Pescados |

Ingredientes
50 gr de avellanas.
30 gr de piñones.
190 gr de cebolla.
2 cucharadas de perejil fresco picado.
1 cucharada de harina de trigo.
150 ml de agua caliente.
20 ml de aceite de oliva.
Pimienta negra molida. {al gusto}
Sal. {al gusto}



Preparación
Cortamos las cebollas en juliana fina.
Trituramos las avellanas y los piñones, no demasiado, dejando que queden trozos pequeños.

Calentamos el aceite en una sartén grande y añadimos la cebolla. Dejamos que se cocine a fuego lento hasta que la cebolla se torne transparente.
Añadimos las avellanas y los piñones triturados. Los freímos a fuego alto durante unos cuatro minutos.

Ahora añadimos el agua caliente, el perejil fresco picado, salpimentamos al gusto, y dejamos cocinar por espacio de unos 5 minutos a fuego medio.
Por último añadimos la harina para espesar la salsa, removiendo todo hasta que se integre totalmente.
Se puede presentar así tal cual queda, o bien pasar todo posteriormente por una batidora para que quede más "salsa".

Fuente: Giallo Zafferano






Si quieres recibir todas las salsas en tu correo, suscríbete escribiendo tu email en el recuadro.





Las salsas de la vida

03 febrero 2014

Pesto alla trapanese


Nombre: Paula Enredadera.
Lugar de nacimiento: Santander.
Lugar de residencia: Madrid.
Jefa de cocina en... Mi enredadera.


una ciudad. Nürnberg, Berlín, París.

una película. no soy muy cinéfila, pero no me cansaría de ver Bienvenidos al sur, que conocí gracias a Aurélie, que me presentó Bienvenidos al norte {lo siento, ¡me gusta más la versión italiana!}

una serie. Whitechapel y Alerta Cobra {aunque mi novio habría pagado porque no mencionara la segunda}

una canción. buf, ahí sí que soy malísima, no tengo canción favorita, ni siquiera mil favoritas, va por rachas. Ahora me ha dado por Let me be myself, de 3 Doors Down.

un héroe de la infancia. yo es que veía La aldea del Arce, La princesa Starla y esas cosas…

un viaje deseado. Rusia.

una virtud. soy responsable, trabajadora y puntual {mmm, ¡me siendo como si buscase trabajo!}

un defecto. soy muy muy muy impaciente {pon otro muy delante, ¡por favor!} y de lo más indecisa {así que deja de pedirme que elija 'un', ¡soy más de hacer listas!}. El taster añadiría que soy torpe, pero no es para tanto, ¡no es como si me cayera todos los días!

un hobby. viajar, leer, estudiar idiomas y pasear.

un deporte. para ver en la tele, las motos, para practicarlo, patinaje {¡aunque no lo haga desde los 15 años!}

un vicio. incontables: chocolate, queso, muesli, los frutos secos y la pimienta.

tu mayor miedo. miedos hay un montón, pero supongo que el mayor sería perder el sentido de la vista, ¡no sé cómo lo aguantaría!

¿por qué sufres? por la gente que me importa y por la impotencia ante las situaciones injustas que no puedes cambiar.

¿qué te hace sonreír? un día sin trabajar, mi gato, otros gatos, que me vayan a buscar al trabajo, tener un plan, las vacaciones y la Navidad.

¿qué te llevarías a una isla desierta? un bote hinchable.

¿con qué personaje histórico te identificarías? con ninguno.

una frase. los que sueñan de día son conscientes de muchas cosas que escapan a los que sueñan solo de noche.

tu mejor momento del día. ¡¡cuando salgo del trabajo!!

¿a qué te dedicas cuando no estás blogueando? salir, trabajar, leer…

¿por qué "mi enredadera"? en casa siempre me decían que estaba todo el día enredando, y yo no me di cuenta hasta que me metí en la cocina, de hecho, muchas veces cuando me meto, lo que hago es enredar, porque no sabes qué va a salir. Aunque este no fue el primer nombre que intenté, estaban todos tan ocupados, que al final fue a la desesperada :P

una receta dulce. ¿puedo hacerme publicidad y dar más de una? Creo que nadie debería vivir sin probar los profiteroles de chocolate y crema de fruta de la pasión o esta tarta tiramisú, aunque bueno, tampoco estoy diciendo nada así como que los que no la prueban no merezcan vivir, que no quiero enemigos. Y si me permites añadir, este bizcocho con manzana, frambuesas y almendras, o este pastel de ruibarbo y crumble, que está estupendo con cualquier fruta, me parecen dos grandes descubrimientos :P

una receta salada. el pollo con costra de mostaza y limón, este pato Aquitania, con vainilla, que está de muerte. Y, si dejamos a un lado las abuelas, he de decir que estos pretzels son mortales.

¿cuál es plato de los que tú haces que más le gusta al taster? dice que el pollo empanado con queso y limón, es una receta publicada hace poquito, ¡es que tiene memoria a corto plazo! Yo pensaba que prefería mis arroces y mis bollitos de desayuno xD

tu plato preferido. pff, nunca podría elegir. Me gusta la pizza, la carne {pato, codillo y costillas de cerdo los que más}, me gusta la tortilla de patatas de mi madre, los arroces, las alitas de pollo de mi madre, las patatas fritas de mi madre, mis brownies, las tartas de queso y los helados.

tu salsa preferida. bechamel y cualquier tipo de pesto {¡menos el de pimientos!}

tu bebida preferida. agua, zumo de naranja o café. Pero, puestos a elegir, sería horrible beber siempre café, así que me quedo con el agua.

el bocata de tu niñez. de salchichas de Frankfurt y queso, o de sobras de codillo o costillas deshuesadas. Siempre con chapata o torta de aceite. Y cuando era un poco más mayor, sin que faltasen tomate y cebolla. 

tu ingrediente fetiche. mucha pimienta y un montón de polvo de naranja.

un libro de cocina. me gustan muchos, pero me quedaría con The little Paris kitchen, de Rachel Khoo.

un plato que no hayas probado. un gelato en Italia. Espero que no me lo pongan en un plato, pero también vale, ¿no?

un restaurante. uno en cada ciudad. O alguno por descubrir. Si tengo que elegir "en casa" me quedaría con El rincón de Goya o Atelier Belge.

un chef. Pierre Hermé.

un blog nacional. Cardamomoland, Albahaca y canela, L'Exquisit, Delicious Stories y Sweet&Sour.

un blog extranjero. Pastry affair, Eat Little Bird, Mara's Wunderland, Un déjeneur de Soleil, Spoon fork bacon y Fraise&Basilic. Se me viene alguno más a la cabeza, pero creo que quieres que pare ya.

un blogger. ¡¡no voy a darte uno!! Por la persona que hay detrás, mis prefes son Merle, de Sobre dulce y salado, Macarena, de Cardamomoland, Sonia, de L'Exquisit, Aurélie, de La chef A {aunque yo ya no la tengo como blojera}, Carlos de No más de mamá. Y por último, pero no menos importantes, Ana, de Cocina a tiempo parcial y Liliana, de Albahaca y canela. Las he dejado para el final porque se avecina batallita, y es que ya seguía sus blogs muchísimo antes de tener el mío, así que es genial que ahora pueda compartir historieta con ellas. Va, la batallita ha sido corta, ¿eh?


Pesto alla trapanese


Como pesto, mi salsa no necesita presentación ni sugerencias de uso. Pero yo me atrevo a daros algunas. Y es que no solo con pasta {pasta cull'Agghia, en siciliano} o gnocchi está estupendo.
Yo os animo a utilizarlo para untar en la base de una pizza, en el pan de un bocadillo (¡¡de bresaola!!) o para empanar el pollo (en lugar de utilizar huevo batido).

Este pesto, originario de Trapani, se hace a base de tomates, albahaca y almendras. El puerto de Trapani es el causante de que su gastronomía tenga influencias árabes, y precisamente, se dice que este pesto lo desarrollaron sus marineros, al versionar la receta proveniente de Oriente, sustituyendo por los ingredientes de la zona.
Aunque también hay quien cuenta que fueron los sicilianos que emigraron al norte de Italia quienes regresaron a casa con el sabor del pesto genovés y le dieron "una vuelta" cambiando piñones por almendras y aprovechando sus abundantes tomates.

Ingredientes {para 6-8 usos}
300 gramos de tomates cherry.
70 gramos de almendras crudas y con piel.
Un puñadito de hojas de albahaca.
45-60 ml de aceite de oliva virgen extra.
3 dientes de ajo.
Sal gruesa.
Pimienta blanca.


Preparación
1) Lo primero, pero opcional, es tostar las almendras en un horno o una sartén sin grasa.
Las ponemos ahora en un mortero, junto con una pizca de sal gorda y el ajo, y machacamos en movimientos circulares, hasta que esté algo triturado, pero aún con cachitos gruesos.
2) Agregamos la albahaca y machacamos un poco más, antes de echar los tomates y seguir aplastando bien con el mortero.
3) Luego agregamos el aceite, en un hilo fino, sin dejar de darle al mortero.
Empezaremos por 45 ml y seguiremos añadiendo al gusto, para conseguir la consistencia deseada.
Comprobamos de sal, añadimos más si hace falta, echamos pimienta y ya lo tenemos listo para servir.

- También lo podemos preparar poniendo todos los ingredientes, menos el aceite, en la picadora, y cuando esté machacadito, añadís, con el robot encendido, el aceite en un chorrito, y seguís mezclando hasta que tenga la consistencia adecuada.
- Se puede hacer con menos aceite, consiguiendo un pesto más seco, que luego se puede aligerar echando un poco de agua o nata para servir con la pasta.
- La receta original lleva más tomates {que no tienen que ser cherry}, pero a mí me gusta más el toque de la almendra. Entre 250 y 450 gramos de tomates, podéis ajustar la cantidad como queráis {bueno y si queréis subir o bajar aún más, ¡nadie os lo va a impedir!}




Si quieres recibir todas las salsas en tu correo, suscríbete escribiendo tu email en el recuadro.





Las salsas de la vida