NUEVO ►

07 mayo 2015

Salsa para pizza (pizzaiola)



Todo el texto de este post lo he redactado nada más terminar la preparación de la salsa, así que perdonad las formas, no volverá a ocurrir... ;)

No soy muy amante de los libros de cocina, será por las grandes decepciones que me he llevado con algunos, y no tengo muchos la verdad. Pero sí que es cierto, que uno de mis preferidos es la Cocina italiana de Maxine Clark. Por su formato, por su fotografía, porque me gusta tocarlo, porque todas las recetas que he hecho de él salen a la primera con un gran resultado, etc... y en cuanto vi la Salsa alla Pizzaiola me dije que algún día dejaría el tomate frito y las drogas a un lado y la haría... y el día ha llegado.


Es una preparación típica napolitana, como las galletas de canela sí. Y como toda receta donde reina el tomate es genial para acompañar con cualquier tipo de pasta, incluso con pescado, aunque lo más típico de esta preparación es para hacerla con carne de vacuno, la cual se cocinará en la misma salsa. Y como no, como buen tomate frito que es en el fondo, nos irá de perlas para enriquecer de una forma sin igual nuestras pizzas caseras, que es como os la presento hoy aquí.

Vaya tela con la receta, tiene un paso superpeligroso cuando echamos el tomate triturado en el aceite humeante, así que si os atrevéis con ella, por favor tened muchísimo cuidado porque os podéis quemar. Yo no me he quemado de puto milagro porque soy más chulo que el aceite caliente, pero en serio, ojo al dato.

Y yo me pregunto... ¿por qué no calentamos un poco de tomate frito, le añadimos el ajito, el orégano, la sal y la pimienta y calentamos un poquito y ya? Pues porque me va la marcha! además de que quería probar la forma correcta de hacerlo y ver si merece la pena el desastre. Y oye, el tomate ha quedado más rico que un bocata de chorizo de Pamplona, todo hay que decirlo, pero la que he montado en la cocina ha sido importante. Todo lleno de aceite atomatado por todas partes, la vitro, el techo, el suelo, la madre que me parió que me mandó un wasap mientras limpiaba... en fin, que la salsa está muuuuy buena, y por el momento de riesgo que me pone muchísimo y el resultado obtenido que ha sido fantástico, bien ha merecido la pena. ¡¡¡VIVA EL VINO!!!

Luego me subí a una silla para hacer un plano cenital, y me pegué la hostia del siglo que ni en Discovery Max, pero eso ya es otra historia...

Ingredientes
400 gramos de tomate triturado (en conserva).
8 cucharadas de aceite de oliva.
2 dientes de ajo prensados.
1 cucharadita de orégano seco.
Sal y Pimienta negra molida (al gusto).

Preparación y Concentración
Ponemos un colador de malla fina encima de un bol y volcamos en él el tomate triturado para que suelte todo su jugo. Lo dejamos unos minutos hasta que suelte todo el jugo y reservamos.
Nos ponemos un traje ignífugo que nos cubra hasta la altura de las uñas (las de las manos).
En una sartén o wok grande (lo más alta posible) calentamos el aceite hasta que empiece a humear.
CON MUCHÍÍÍÍÍÍÍSIMO CUIDADO Y CON DECISIÓN, añadimos el tomate triturado y mezclamos con el aceite. Empezará a chisporrotear o como se diga por todos los parámetros de la cocina a base de bien. 
A base de bien es una frase de madre, lo sé...
Esperamos un minuto, ya habrá pasado el peligro, y añadimos los ajos prensados, el orégano seco, y los jugos del tomate que teníamos reservado. Salpimentamos al gusto.
Cocinamos a fuego alto entre seis y ocho minutos. La salsa deberá quedar espesa y brillante.
La probamos, rectificamos de sal y pimienta si hiciese falta y la pasamos por un chino para dejarla lo más fina posible.

Nos fumamos un piti para destensarnos un poco mientras bloqueamos a algunos personajes en twitter.
Cogemos un paño húmedo, el zorka y la fregona, y a limpiar como si viniese una visita... y en cuanto enfríe la salsita, ya la podemos utilizar en nuestras pizzas caseras, esta vez más caseras que nunca... Amén, podéis ir en paz...








Si quieres recibir todas las salsas en tu correo, suscríbete escribiendo tu email en el recuadro.






Y también puedes disfrutar de las mejores salsas en tu móvil.

Descarga nuestra aplicación para Iphone y Android!

Es totalmente gratuita, y tendrás siempre a mano las mejores Salsas!