NUEVO ►

14 octubre 2013

Salsa amatriciana


En el caso de las salsas italianas que acompañan a la pasta, la denominación de la salsa se suele confundir con el nombre del plato. 

Otra salsa especial para disfrutar con pasta, es la salsa amatriciana, o como se dice en su país de origen, sugo all`amatriciana.
Esta salsa seguro que enamorará a los más pequeños de la casa, ya que lleva el queso mezclado con el tomate y esto la hace realmente deliciosa. Eso sí, si la van a disfrutar los peques, mejor prescindir de la cayena. Yo se la he echado picada porque me va lo picante.


La salsa amatriciana es muy apreciada por los actuales romanos que la adoptaron de los pastores amatricianos, los cuales durante el período estival frecuentemente se trasladaban hacia Roma para vender sus productos lácteos {especialmente quesos} y carnes ovinas y porcinas. Realmente, antes de llamarse "amatriciana" esta salsa era llamada gricia, este otro nombre deriva de una aldea a pocos kilómetros de Amatrice llamada Grisciano.
Es consuetudinario en Roma el cocinar los bucatini y los gnocchi con salsa amatriciana, sin embargo los habitantes de Amatrice son aún absolutamente rigurosos en mantener la tradición de usar esta salsa solo para condimentar los spaghettiWikipedia

Ingredientes {para dos raciones de pasta - 80 gr de pasta por ración}
1 cucharada de aceite de oliva.
200 gr de tomate. {tomate entero pelado en conserva}
50 gr de bacon en tiras.
50 gr de pecorino rallado. {o en su defecto un buen queso de oveja}
Medio vaso de vino blanco. {100 ml}
1 cayena. {si la queréis picante}
Pimienta negra molida.



Preparación 
Cortamos el bacon en tiras, y lo echamos en una sartén con el aceite.

Cuando empiece a tornarse transparente, añadimos la cayena picada.
Si no queréis picante, prescindir de la cayena. O si la queréis solamente con un puntito suave de picante, echarla entera, pero luego tened el cuidado de sacarla al finalizar la cocción de la salsa.

Dejamos cocinar un par de minutos y añadimos el vino blanco, dejando que se queme un poco el alcohol durante otro par de minutos.

Quitamos el bacon de la sartén y reservamos.

En la misma sartén, todavía con los jugos del vino, añadimos el tomate picado y lo dejamos cocinar a fuego lento durante 15 minutos.

Incorporamos el bacon que teníamos reservado y el queso rallado. Removemos todo y ya tenemos la salsa lista.


Ya solo queda, como en casi todas las recetas de pasta de este tipo, echar la pasta encima de la salsa y mezclarlo bien todo.

Al emplatar la pasta, echar encima un poco más de queso rallado al gusto.





Si quieres recibir todas las salsas en tu correo, suscríbete escribiendo tu email en el recuadro.






Y también puedes disfrutar de las mejores salsas en tu móvil.

Descarga nuestra aplicación para Iphone y Android!

Es totalmente gratuita, y tendrás siempre a mano las mejores Salsas!