NUEVO ►

20 febrero 2014

Meshwiya


La Meshwiya es una salsa o relish de tomate que proviene de países del Norte de África, habiendo pequeñas diferencias con los ingredientes dependiendo del país donde nos encontremos.

Perfecta para acompañar una pieza de cordero asada con especias o unas chuletas de cordero a la parrilla o fritas. O... simplemente sobre una baguette abierta por la mitad y bien pasada por la plancha, es una auténtica delicia, que estaréis deseando volver a repetir una vez que la probéis por primera vez.

Esto de ser salsero hace a uno descubrir salsas de vez en cuando que son para enmarcar, y esta sin duda, es una de ellas.

Ingredientes
3 tomates pera maduros.
1 pimiento rojo asado. {en conserva los hay muy buenos}
1 cucharadita pequeña de pasta de harissa. {al gusto}
2 dientes de ajo prensados.
1 cucharadita pequeeeña de comino.
2 cucharadas de aceite de oliva.
El zumo de medio limón.
2 cucharadas de perejil fresco picado.
Sal y pimienta negra. {al gusto}

Nota: si no encontráis la pasta de harissa, que es lo que le aporta el picante a esta salsa, podréis sustituirla por guindillas frescas o cayenas, y echarlas a la sartén al principio de todo. Luego tendremos que quitarlas de la salsa.
Ser prudentes con el comino, es un sabor muy potente y no queremos que la salsa sepa solamente a comino. Echar poco a poco, e ir mezclando y probando hasta que aparezca el sabor del comino. Yo eché una cucharadita de las de té, poco más...


Elaboración


Pelamos los tomates y le quitamos las pepitas, que quede solo la carne.
Picamos los tomates y el pimiento asado en trozos pequeños y los ponemos en un colador para que suelten todo el líquido.

Los ponemos en una sartén sin aceite a fuego medio-alto y los cocinamos por espacio de unos 4-5 minutos.
Añadimos la pasta de harissa, mezclamos y cocinamos durante un minuto más.

Pasamos el contenido de la sartén a un bol, desechando el líquido que se haya generado en la sartén.
Añadimos el resto de ingredientes, salpimentando a nuestro gusto.

Mezclamos bien todo con una cuchara, y dejamos reposar al menos una hora para que se mezclen bien los sabores. Que los ingredientes sólidos queden bien empapados en el líquido.

Servimos a temperatura ambiente.



Fuente: Salsas de todo el mundo. Paul Gayler










Si quieres recibir todas las salsas en tu correo, suscríbete escribiendo tu email en el recuadro.





Las salsas de la vida