NUEVO ►

26 enero 2015

Intxaursalsa {salsa de nueces}


Existen en el mundo dos tipos de personas. Los que le gustan las nueces y los que no. Yo no sé en que bando ubicarme, ya que con las nueces tengo una tortuosa relación amor-odio. Me encanta su sabor, pero si me como más de dos, la lengua me empieza a picar, en serio no os riáis...

Pues resulta que esta salsa de nombre tan curioso vasco que hoy os presento, es una salsa mítica y antiquísima originaria del País Vasco. Un plato que empezó como sustento para tomar como desayuno, comida, merienda o cena. Se cuenta también que se le daba a los pelotaris después de realizar el esfuerzo tras un partido de pelota vasca, para recuperar parte de la energía consumida.

Su uso tradicional es así directamente, como postre, aunque como a todo en la gastronomía se le dan unas cuantas vueltas, pudiéndola tomar por ejemplo mezclada con una buena porción de helado. O dejándola menos densa para cubrir con ella nuestra tarta o postre favorito.
Los secretos para que salga perfecta
Mucho amor...
Moler bien las nueces...
Utilizar una cuchara de palo que tenga el extremo recto...
Cocinarla a una temperatura baja pero que no deje nunca de hacer el "chup chup"...
Y por supuesto, no parar de removerla para que no se nos agarre al fondo de la cazuela.

Y veréis como poco a poco las nueces van soltando su grasa y engordando lentamente la salsa, todo un espectáculo.

Es increíble como con solo cuatro ingredientes... zumo de vaca, leche, azúcar, canela y nueces, se puede llegar a conseguir un sabor y una textura tan deliciosa. Que no me imagino yo a la persona que inventó esta pócima, el mal momento que tenía que estar pasando para liarse ahí con la cucharita casi una hora dale que te pego... en fin... ya paro va.

Usos: A cucharadas | Con helado | Sobre tu tarta o bizcocho preferido |

Ingredientes
500 mililitros de leche. {yo semidesnatada}
125 gramos de nueces peladas y trituradas.
120 gramos de azúcar.
1 rama de canela.

Preparación
Primero trituraremos bien las nueces peladas. No es necesario dejarlas demasiado finas, según gustos.
En una cazuela amplia echamos todos los ingredientes y la ponemos a fuego medio.
Cuando alcance el primer hervor bajamos un poco el fuego y dejamos cocer sin parar de remover con una cuchara de madera durante 35-50 minutos, todo depende del amor que pongamos removiendo y de la textura que queramos para la salsa.
Debemos tener en cuenta que una vez que enfríe, espesará un poco más.
El punto de temperatura exacto para que espese, es aquel que mientras remueves con la cuchara, la mezcla no deja de hacer un ligero chup chup. Por eso mismo no hay que dejar de remover para que no se nos "agarre" la mezcla al fondo de la cazuela.

Si la queremos dejar más fina, la pasaremos por un chino, aunque para mi gusto está mejor así tal cual, encontrándose de vez en cuando algún trocito de nuez.

Se recomienda tomarla fría.



Fuente: Julio Garmendia.




Si quieres recibir todas las salsas en tu correo, suscríbete escribiendo tu email en el recuadro.






Y también puedes disfrutar de las mejores salsas en tu móvil.

Descarga nuestra aplicación para Iphone y Android!

Es totalmente gratuita, y tendrás siempre a mano las mejores Salsas!