NUEVO ►

27 abril 2015

Salsa de caramelo a la naranja




Una ciudad. 
Roma es una de mis ciudades favoritas, entre otras y todas del Sur de Europa.

Una película. 
Carta de una desconocida. Dramón donde los haya. 

Una canción. 
Dignity de Deacon Blue. Una ya tiene una edad...

Un héroe de la infancia. 
Mi abuelo. Y Súper Ratón.

Un viaje deseado. 
El primer lugar al que iría en caso de poder salir ahora mismo y hacerme con un chaleco antibalas, sería Samarcanda, en Uzbequistán.

Una virtud. 
Sentido del humor.

Un defecto. 
La impaciencia.

Un hobby.  
Los libros.

Un deporte. 
Deportes cero, no hay uno solo que me llame la atención o me atraiga lo más mínimo.

Un vicio. 
Un vicio... Casi todos. Ya lo decía Cervantes, "La senda de la virtud es muy estrecha y el camino del vicio ancho y espacioso" los vicios son fundamentales.

¿Qué te hace sonreír? 
Me hacen sonreír los cachorros, perros, gatos... Por la ternura que desprenden. Y las ocurrencias de mi hijo, que es muy célebre.

¿Qué te gusta que te regalen?
Me gusta cualquier cosa que se haya comprando pensando que me gustaría o que significa algo especial. Pero si me presionas, los bolsos de la difunta Chanel, me pirran especialmente.

¿Qué te gusta más y menos en una persona? 
En una persona me gusta su constancia como persona, que mantenga una línea de credibilidad y que no cambie en lo fundamental. Me disgusta, justo lo contrario.

¿Qué te llevarías a una isla desierta? 
Yo a una isla desierta no iría ni esposada y encadenada por los pies, pero si hay que tener algo, mucho acondicionador para el pelo, que esas aguas son muy traidoras.

¿Con qué personaje histórico te identificarías? 
Con Catalina la Grande, ser una condesa rusa es una altísima aspiración.

Una frase. 
"Si sigues cumpliendo años, acabarás muriéndote"

Tu mejor momento del día. 
Ese momento en el que decido que el día se ha acabado, todo duerme y está tranquilo, y tengo por delante un montón de horas para dormir y dormir. Ese momento que se tuerce cada día y que se queda reducido a cuatro horas. Pues sí, justo ese momento previo de ilusión.

Nunca te olvidas de... 
Nunca me olvido del móvil. Es una prolongación de mis manos.

¿Por qué "Aliter Dulcia"?
El nombre del blog es puro latín. Aliter Dulcia son los postres o los últimos platos. Mezcla de mi formación como historiadora y afición por la cocina. El salto se me ocurrió de repente, como la mayor parte de las grandes cosas de mi vida, sin pensar demasiado y respondiendo a un pálpito o a una necesidad urgente. Desde que se me pasó por la imaginación hasta que inauguré no llegaron a pasar ocho meses.

¿Qué podemos encontrar en Aliter Dulcia? 
En Aliter Dulcia se puede encontrar mucho y muy bueno. Mucha implicación por parte de todos los que formamos el proyecto, amistad, buen rollo, tartas diarias, hojaldres caseros, cumpleaños de niños y adultos, cursos presenciales todos los meses, muebles franceses, desayunos con zumos recién exprimidos, ambiente relajado, clientela fiel, Tarta Suprema, panes recién horneados.

Cuéntanos alguna anécdota que te haya pasado en tu negocio.
Tenemos clientes muy totales, está la señora que se planta ante el expositor y nos pregunta si tenemos algo dulce para merendar, o el que pide un descafeinado de sobre bajo de café. Pero ha pasado de todo, nos hemos reído y nos reímos mucho cada día.

¿Te has siliconado los morros?
La única silicona que he visto de cerca ha sido la de las juntas de la vitrocerámica. Pero me parece un producto fundamental para mantener la salud mental de media humanidad.

¿Qué opinas sobre la SGAE?
La SGAE y yo, yo y la SGAE. Tenemos una relación de odio y odio. Opino que es una de las tantas tomaduras de pelo a las que nos enfrentamos diariamente los autónomos de este país. Así, por concretar y ser políticamente correcta.

¿Qué cámara y objetivos utilizas para hacer las fotos del blog? 
Utilizó una Lumix híbrida. GF1 con un objetivo GX 12-35 mm.

¿Algún secreto o curiosidad a la hora de hacer las fotos?
Ni secretos ni curiosidades. Mis fotos son meros documentos gráficos y están cargadas de verdad, es decir, lo que se ve en las fotos es lo que se ha hecho realmente, sin maquillajes o grandes retoques. La fotografía es una de mis asignaturas pendientes, me conformo con que transmitan dignidad.



¿Alguna manía en la cocina?
Manías tengo pocas, soy de esas que despliegan todo el arsenal y acaban trabajando en la única esquina libre que quede en la cocina, con todas las incomodidades que eso conlleva. Afortunadamente, tengo una Ana que me pone orden y me libera espacio, o acabaría cambiándole el nombre al síndrome de Diógenes por el mío.

Una receta dulce. 
Mi receta dulce favorita del blog es el Pan danés. Relleno y glaseado, una delicia.

Una receta salada. 
La salada, la fabada de mi madre. Sin duda.

Una receta con laurel.
Yo con el laurel soy como los vampiros con el ajo, es olerlo y transformarme en energúmena. Empiezo a morder en relación a la cantidad de hojas que se usen.

Tu desayuno ideal.
No suelo desayunar, pero en días relajados no me falta el zumo de naranja y pomelo y el pan casero chorreante de mantequilla y mermelada.

Tu plato preferido. 
Sin ninguna duda las patatas fritas con huevos y lo que sea, chorizo, jamón, picadillo. Así, todo muy light.

Tu salsa preferida. 
Mi salsa preferida es el chimichurri. La felicidad está en una parrilla y en chuparse los dedos.

Tu bebida preferida.  
El vino blanco seco con un par de piedras de hielo.

Tus tres quesos favoritos.
Mi favorito de todos los tiempos es el Gamoneu, asturiano cien por cien. Me encanta el queso de tetilla y la burrata.

El bocata de tu niñez. 
El bocata maldito de mi madre, pan con mantequilla, azúcar y plátano. Tragarse aquello antes de que terminase Barrio Sésamo y comenzase el infierno de los deberes, era hazaña.

Tu bocata preferido en la actualidad. 
El bocata de tortilla con pimientos fritos.

Tu ingrediente fetiche.
La mantequilla. Sobre todas las cosas.

Un utensilio imprescindible en tu cocina. 
Las espátulas para rebañar recipientes y alisar masas. Siempre muy blandas y manejables.

Un plato que no hayas probado y que le tengas ganas. 
El pato laqueado, pero en su lugar de origen.

Un libro de cocina. 
Me van a matar, pero no me gustan demasiado los libros de cocina. No tengo favoritos.

Un restaurante. 
Mi restaurante favorito es una trattoria en Nápoles, Da Michele, la pizzería más antigua de Italia.

Un chef. 
Paul Bocuse. De nacionalista tengo lo justo, y lo francés me mola.

Un blog nacional.  
Son tantos que me sabe fatal nombrar sólo a uno. Así que no me mojo.

Un blog extranjero.  
Uno extranjero, entre muchos otros, Marmiton.

Un blogger.  
Tres. Belén Cupcakes a gogó, Natalia Con harina en mis zapatos, Gloria Ytreats.

¿Le quieres dedicar esta salsa a alguien en especial? 
A todos los que vayan a asar una carne para una ocasión especial y se arriesguen a acompañarlo con este caramelo de naranja.




Todo buen postre va acompañado de una buena salsa.
Las tartas de queso, flanes, o cualquier preparación cremosa, combinarán perfectamente con un elemento líquido que la complemente y potencie sabores y texturas.

Mi salsa está pensada para acompañar postres, helados, parfaits o incluso para verterla sobre una tostada caliente bien chorreante de mantequilla. Pero en caso de que seáis fans de las combinaciones agridulces, podéis probar a servirla con un asado de cerdo, ternera o como aliño de una ensalada especial.

Es una salsa todoterreno y dejo en vuestras manos disfrutarla del modo que más os guste.
Solo cinco ingredientes y una preparación extremadamente sencilla. Si queréis rizar el rizo y hacer de vuestra salsa una delicatesen, tenéis la opción de colar el zumo de naranja, pero con los pequeños trozos de pulpa resultará igualmente elegante al paladar.

Tomando como base un caramelo clásico con azúcar y agua, innovaremos utilizando azúcar moreno y espesándola ligeramente con la ayuda de una pequeña cantidad de Maicena. 
Si os sentís muy creativos, podéis probar a utilizarla para aromatizar un SMBC (Swiss Meringue Buttercream) o un simple buttercream y rellenar y cubrir una tarta de chocolate intenso. Triunfaréis.

Ingredientes
100 gramos de azúcar moreno.
45 mililitros de agua.
400 mililitros de zumo de naranja sin colar.
40 gramos de mantequilla.
35 gramos de Maicena.

Preparación
Poner al fuego, en un cazo antiadherente, el agua con el azúcar.
Al ser moreno, no podremos advertir cuando va tomando color, así que lo dejaremos al fuego un par de minutos desde que empiece a hervir.
Del total del zumo de naranja, retiramos una pequeña parte en que disolveremos la Maicena. Reservamos. Añadimos al caramelo el zumo de naranja y removemos hasta que la última incorporación haya calentado, añadir ahora la mezcla reservada y seguir removiendo hasta que espese ligeramente. Retirar del fuego, incorporar la mantequilla que se disolverá con el calor de la mezcla, y dejar templar. 





Si quieres recibir todas las salsas en tu correo, suscríbete escribiendo tu email en el recuadro.






Y también puedes disfrutar de las mejores salsas en tu móvil.

Descarga nuestra aplicación para Iphone y Android!

Es totalmente gratuita, y tendrás siempre a mano las mejores Salsas!